Coronavirus : La vacuna rusa Sputnik se convierte en la sexta aprobada en Chile

0 133

Santiago de Chile, 21 jul (EFE).- Las autoridades reguladoras de Chile aprobaron este miércoles el uso de emergencia para mayores de 18 años de la vacuna rusa contra la covid-19 Sptunik V, que se convierte en la sexta inyección autorizada en el país.

El gobierno ya ha negociado la llegada de entre 3 y 4 millones de dosis de tratamiento del laboratorio moscovita. Esta vacuna de dos dosis no posee ningún elemento del coronavirus en su fórmula, sino que está basada en vectores adenovirales de humanos, es decir, el virus carece del gen responsable de su reproducción, por lo que no representa ningún riesgo de infección para el organismo del paciente.

La vacuna Sinopharm induce respuestas de anticuerpos más débiles contra la variante delta

Hasta ahora, el Instituto de Salud Pública (ISP) había analizado y aprobado el uso de emergencia de cinco vacunas contra el Covid-19: se trata de las elaboradas por los laboratorios Pfizer, Sinovac, AstraZeneca, CanSino y Janssen, aunque de esta última aún no se han recibido envíos. Estas autorizaciones han permitido importar más de 27 millones de dosis hasta el momento, de las cuales más de 24 millones ya han sido aplicadas.

Y si bien el avance de la campaña de inmunización ha sido rápido, la opción cada vez más clara de tener que colocar una tercera inyección a los vacunados ha elevado la presión por aumentar los convenios para disponer de más vacunas.

Un estudio publicado por The Lancet reveló que la fórmula rusa tiene una eficacia del 92% contra la enfermedad. Además, Denis Logunov, subdirector de Gamaleya, ha asegurado que la Sputnik V posee una efectividad de alrededor del 90% contra la variante delta que actualmente amenaza al planeta con rebrotes de la enfermedad.

Jaime Mañalich, exministro de Salud, señala que “lo que se sabe es que hay publicaciones serias, en la revista The Lancet, por ejemplo, con un panel de control muy importante, que muestran que la vacuna produce una protección muy grande contra infección y contra muertes, del orden de 95%, como si fuera Pfizer”.

“Aunque las experiencias en los países donde se ha aplicado no son fácilmente analizables, porque el número de dosis administradas, incluso en Rusia, es bastante bajo. La Argentina, sin ir más lejos, optó por esta vacuna, pero no ha podido avanzar en la cobertura, lo que significa que tenemos una situación en la que una herramienta eventualmente protectora no está mostrando toda su ventaja”, agregó.

La distribución de las dosis de vacuna Pfizer/BioNTech en Chile

Por su parte, Jaime Labarca, infectólogo de la Red Salud UC Christus, dice que “la vacuna tiene una muy buena inmunogenicidad, vale decir, producción de anticuerpos, una reactogenicidad razonable, es decir, síntomas asociados a la colocación de la vacuna; tiene seguridad adecuada y con una muy buena efectividad”.

Podría ayudar para seguir inoculando a la población chilena, a los mayores de 18 años que todavía están rezagados, pero no creo que haya datos como para pensar en que sea una alternativa para una tercera dosis todavía. Pero más vale tener la vacuna disponible”, añade el especialista.

Reforzar el plan de inmunización

Según las negociaciones que ha mantenido el gobierno con el laboratorio ruso, se espera que el primer cargamento llegue durante este segundo semestre, aunque el total de las dosis comprometidas podría dividirse hasta el próximo año.

Jeannette Dabanch, vocera del Comité Asesor en Vacunas y Estrategias de Inmunización, destaca que se trata de una fórmula que “tiene datos de eficacia y de seguridad publicados y revisados por pares”.

“Habría que ver cuáles son las necesidades de tener una sexta vacuna aprobada. Porque la necesidad urgente hoy es de que todos los rincones del planeta accedan a vacunas, de tal forma de reducir la transmisión y multiplicación del virus; eso es una necesidad para todo el mundo. El que la apruebe el ISP no significa que vaya a ser utilizada, o que sea una necesidad real para el país; ya tenemos cerca del 77% de la población objetivo vacunada. No significa que necesariamente vaya a ser incorporada a la estrategia de vacunación”, explicó.

En tanto, María Luz Endeiza, infectóloga pediatra y jefa del vacunatorio de la Clínica Universidad de los Andes, sostiene que “podría servir como dosis de refuerzo

“Ya hay estudios en otros países que han demostrado que intercambiar plataformas generaría una mejor respuesta, una respuesta más completa, porque estimula al sistema inmune por distintos mecanismos. Pero estudios sobre esto con Sputnik, no hay nada”, concluye.

 

Deja un comentario