Declaración Pública de Presidente JJ.VV. por Incendio Intencional Del Edificio De La Municipalidad De Traiguén

0 917

En nombre de las y los Presidentes de las Juntas de Vecinos Urbanas de Traiguén hago llegar, respetuosamente a TODA LA COMUNIDAD DE “LA ARAUCANIA” y en especial a la de Traiguén, la presente declaración pública que a continuación se indica.

Durante esta semana que recién está terminando cinco edificios municipales han sido ilegalmente invadidos por individuos que dicen representar una causa que la mayoría no la acepta con hechos de violencia.

Los Sres. Alcaldes han actuado y como debe ser, al amparo de la legalidad, evitando cualquier hecho que sea propio del lumpen, como es la ignorancia, el fanatismo y nacionalismos extremos.

En sus gestiones por un desalojo ordenado y enmarcado en gestos de democracia y en justicia, han tenido dos situaciones que no les han apoyado. Una de los violentistas que no tuvieron capacidad de razonar, en el sentido que a quienes perjudican es al mismo pueblo que muchas veces les extiende la mano para ayudarles.

El segundo la inoperancia manifiesta de las fuerzas públicas de encargadas de mantener el Orden y la Ley que, en su momento y habiendo recibidos la solicitud escrita y fundamentada no la pudieron llevar a cabo, lo que engrandeció el poder de los violentistas. Se da a entender con esto que no existe capacidad para enfrentar situaciones como es el caso actual de desalojo por ingresos y utilización indebida de los edificios municipales.

La visita del recién nombrado Ministro de interior y en mesa de discusión en el edificio de la Seremi Regional, estableció que el Gobierno se hacía cargo de imponer el orden en estas necesidades de desalojo. Esto no se cumplió, con las consecuencias ya por todos conocidas. Fue vergonzoso observar, a las dos de la madrugada, a un General de Carabineros a ver y conversar con el Alcalde (en el caso de Traiguén).

Ante todo, este anormal proceso, aparece “El Pueblo”, que, en un marco, también ilegal, pero efectivo asume un rol de castigo a quienes están ocupando los edificios municipales. Esto se dio con claridad en Curacautín.

El activismo individual de unas personas, invitan al “pueblo” a participar en el proceso de “echar afuera a los delincuentes”. Como resultado, ocurren desalojo en Curacautín, Victoria, Ercilla y Traiguén. Estas últimas con la quema de sus edificios municipales, lo que está sumando una enorme cantidad de perdida en una diversidad de documentos, mobiliario, equipos computacionales, pero por, sobre todo, patrimonio municipal.

El gobierno, ahora, va a entregar determinadas cantidades de dineros para reparar o construir, según los casos. Con ello intenta solucionar lo material. Pero en palabras sencillas es nada más y nada menos que “Tomen y quédense callados”

Ante toda esta incorrecta situación de ilegalidad, mala conducción y manejo por parte de las autoridades de nivel superior ocurren las siguientes instancias de gestiones:

 

  1. Deben a como dé lugar, sin importar el color político de su camiseta, mantener la postura de representación legal y democrática de la comunidad. No pueden abanderizarse por una comunidad sea del lado que sea que está viviendo en la intransigencia. Debe hacer primar la justicia democráticamente establecida por ley. Crearse por propia voluntad una energía superior de gestión, porque tiene el poder del pueblo organizado en sus manos.
  2. EL PUEBLO. Entendiendo su furia, debe estar a contar de ahora preparada para suplir o apoyar a quienes no están con capacidad física de solucionar los problemas de ilegalidad que están sucediendo.

Evitar vivir en el rumor del Facebook, la grosería y la mala información muchas veces conducidas por interesados solo en perjudicar.

  1. TELEVISIÓN NACIONAL. Los canales de televisión de nivel nacional, deben dejar de ser manejados y tener la capacidad de informar constantemente de lo que está ocurriendo en la región, con veracidad de los hechos y no sesgada, directa y no con pequeños segundos que son rápidamente cambiados por informativos deportivos (deplorables por lo demás).
  2. No importando el color y sistema económico que defiende, debe de una vez por todas, como se está diciendo por esta región, “ponerse los pantalones” y actuar para terminar con todo lo que es lumpen y violencia.

En cuanto a Traiguén, ayer fue manifiesto la poca asistencia a la Plaza de Armas a defender o estar juntos para solidarizar entre sí por la lamentable pérdida de valores patrimoniales. Muchos fueron solo espectadores, en sus hogares, recibiendo información por medios comunicacionales tecnológicos.

Especialmente se echa de menos a las comunidades indígenas mapuches de Traiguén, que es voz populi, están constantemente siendo apoyadas y ayudadas por esta municipalidad. ¿Dónde están?

Mérito aparte a quienes impulsan el deseo de terminar con la injusticia y normalizar el desarrollo de todos.

Estos días han quedado en la historia negra de nuestras comunas y ahora debemos todos juntos levantar la cabeza y salir airosos, sabiendo que el progreso no viene de arriba y o de afuera. Es por propia voluntad y gestión interesada que saldremos adelante.

Tengo la suerte de conocer a las comunas afectadas, conozco a su gente, tengo amigos y buenas amistades y confío que todas ellas, por si solas a través de sus organizaciones sociales laicas y/o religiosas apoyarán nuevos y mejores días para Malleco y para la Araucanía.

En el deseo de días mejores, en salud y desarrollo de Malleco y de la Araucanía, saluda con afecto.

Por Alberto Cifuentes, Presidente unión Comunal JJ.VV. Traiguén