Traiguén enfoca la producción vitivinícola del Valle del Malleco al Enoturismo con el apoyo del Gobierno Regional

0 613

vinasEvento realizado en Viña William Fevrè, en Quino, Traiguén, forma parte de un proyecto financiado con recursos del Concurso FNDR 6%

La reducida y exclusiva producción de vinos del Valle del Malleco, que pese a las adversas condiciones de clima y de rentabilidad inició valientemente hace 23 años Felipe de Solminihac, uno de los socios de la Viña Aquitania, junto a su suegro, el fallecido agricultor Alberto Levi, con la plantación de los primeros viñedos de Chardonnay, comienza a diversificarse ahora hacia el enoturismo, con el apoyo de un proyecto aprobado y financiado por el Gobierno Regional de La Araucanía, que fue presentado por la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo de Traiguén, en conjunto con el Municipio local.

 

Esta iniciativa, que además busca fortalecer la asociatividad público – privada vinculada al territorio vitivinícola con la creación de una mesa de trabajo, reúne a las Viña Aquitania, José Búnster, Alto Las Gredas, Los Colonos, Clos des Fous, Viñedos de La Araucanía y William Fevré.

 

Esta última, fue el escenario escogido para la segunda etapa de este Proyecto FNDR denominado “Valle del Malleco: Los vinos más australes de Chile”, que consideró la realización de un evento denominado “Cata de Vinos y Maridaje”, al cual asistieron autoridades y emprendedores, además del co fundador y socio de William Fevré en Chile, Víctor Pino Torche, que actuó como anfitrión, dirigiendo el recorrido del público por las plantaciones de parras y explicando las diferentes fases de producción, y las características de las cepas y los vinos que están sacando al mercado.

 

La administradora de Traiguén, Carmen Gloria Aravena, dijo que están contentos como Municipio porque el Valle del Malleco, que está integrado tanto por esta comuna, como por Perquenco, Victoria, Lumaco y Los Sauces, está sumando al Turismo con la actividad vitivinícola gracias a este proyecto.

 

“Esperamos tener una tienda de vinos en nuestra comuna, que nos permita entregar a público y los turistas lo que realmente se produce en la provincia, y además, contar que estamos en fecha de vendimia en la zona y la invitación a una fiesta que se va a hacer próximamente en Traiguén, en la plaza, para vincular a la comunidad regional y nacional en torno a una actividad que muchas veces parece exclusiva pero que genera mucho empleo y puede transformarse en un polo de desarrollo económico y turístico para el territorio de Nahuelbuta a través del denominado Valle del Malleco”, informó la autoridad municipal.

 

La Gobernadora de Malleco, Andrea Parra, dijo que desde la perspectiva de la agenda de productividad, es importante colocar el foco en este tipo de actividades por tratarse de una inversión a largo plazo,  “que en definitiva pueden transformarle la cara a una provincia, como la nuestra, que está en condición de vulnerabilidad social, de rezago, que requiere de la inversión, de la innovación, y de la creatividad del mundo privado, como la de estos empresarios que han hecho un esfuerzo por instalar esta la industria de vinos Premium, y que nosotros como Gobierno hemos tomado la decisión de dar una señal de apoyo y fortalecimiento”, añadió.

 

Para el Consejero Gustavo Kausel, la aprobación por parte del Core de este proyecto de una señal potente de apoyo en un tema muy potente, que incluye investigación científica e innovación,  con el objeto de aportar al futuro agrícola y vitivinícola en toda la comunas que circundan este Valle del Malleco. “El Gobierno Regional se ha incorporado fuertemente al apoyo a esta actividad y es así como también hay un compromiso de participar en la Feria Mundial de Vitivinicultores en Francia a fines de año, y por tanto aquí van estar estas viñas, que representan lo mejor de lo nuestro como Arauacanía”.

 

Víctor Pino Torche, valoró el aporte que la producción vitivinícola hace al empleo de la zona, especialmente al femenino, y también destacó las posibilidades que se abren al turismo, combinando la actividad con íconos como el Viaducto del Malleco, los paisajes agrícolas y la escenografía que entregan los volcanes, y la naturaleza, que hacen única esta zona en el mundo.

 

Respecto a la producción en su viña, Pino dijo que la apuesta es muy grande, “y hemos tenido que luchar por el clima, que aquí no es muy apropiado, pero gracias a que hicimos diferentes instalaciones, tenemos mucha agua y con eso evitamos las heladas, que en último año fueron  17, con temperaturas de 4, 5 y hasta 6 grados bajo cero, y si no se hacemos este tipo de inversiones, es imposible salir adelante”, añadió.

 

Durante la actividad se destacó que existen hoy unas 60 hectáreas declaradas de viñas dentro de la región, pero sumando iniciativas incipientes, que aún no entran en la fase de producción, se llega a más de 130 hectáreas. La mayoría, corresponde a cepas denominadas de ciclo corto, como el Chardonnay, el Pinot Noir, el Sauvignon Blanc, con rendimientos promedio, por razones climáticas, de 4 mil a 5 mil kilos por hectárea.

 

HISTORIA Y RAÍCES FRANCESAS

El primer gran ícono del Valle del Malleco fue la Viña Aquitania, con sus plantaciones de Chardonay,  que darían vida posteriormente al prestigioso SoldeSol, un vino de éxito inmediato, que cambió la expectativa y la mirada que había en Chile hacia las cepas blancas, evidenciando además las excelentes condiciones de la zona para producirlas.
Hoy, debido a la falta de bodegas, gran parte de los productores del Valle del Malleco envían sus uvas a la Viña Aquitania, ubicada en la comuna de Peñalolén, en Santiago, para elaborar sus vinos.

 

Esta Viña Boutique, propiedad de los franceses Bruno Prats, Paul Pontallier (fallecido el 27 de marzo del 2016) , Ghislain de Montgolfier y el chileno Felipe de Solminihac, actualmente produce unas 15 mil cajas anuales, mayoritariamente en el Valle del Maipo, con un 80% destinado al extranjero, principalmente Brasil, China, Japón y Estado Unidos, entre otros países, y el 20% restante, enfocado en el mercado local.

 

Felipe de Solminihac, agrónomo y enólogo de profesión, ha sido reconocido como un empresario impulsor de la vitivinicultura contemporánea en Malleco, no sólo por iniciar la producción del Chardonnay, con SoldeSol, sino también por compartir su experiencia y apoyar a los agricultores que también han decidido dedicarse al rubro.

 

William Febré es otro actor destacado. Esta empresa, que lleva el nombre de su fundador, nació en Chablis, en la Borgoña Francesa, declarando su primera producción el año 1959, desarrollando una destacada trayectoria hasta que su propietario se decidió a ingresar a Chile, asociándose con Víctor Pino Torche, en 1992, para en conjunto, a través de un Joint Venture, comenzar a producir en el alto del Valle del Maipo.

 

Gonzalo Pino, actual Gerente de la Viña William Febrè, recuerda que en ese momento los dueños no pensaron que La Araucanía podría incorporarse a la producción. “El interés surgió unos 10 años después, a principios de la década del 2.000, cuando Felipe de Solminihac había hecho sus primeras plantaciones acá el año 1994 -95, al lado de Traiguén, y empezó a tener algunos resultados el 2001 y el 2002, con su vino estrella Soldesol y nosotros empezamos en ese momento a vislumbrar que podíamos hacer algo”.

 

Fue así como 5 años más tarde empezaron con las plantaciones y hoy reúnen 12 hectáreas de Sauvignon Blanc y Pinot Noir, con proyecciones de ampliarse hasta un total de 20 hectáreas.
“Hablando de sofisticación, nosotros hemos tratado de pujar por vinos más trasversales, por eso partimos de vinos de 7 mil al retail, cuando productores de la zona parte en $18 mil, $20 mil ó $25 mil; y desde ese punto de vista estamos apostando a hacer un poco más de volumen acotado pero un vino que le tenga la posibilidad de llegar a más mercado, a más gente y después hace dos vinos de alta gama, que son evidentemente vinos más caros, y de ahí donde la producción va a ser más acotada, estamos hablando de entre 300 y 500 cajas anuales”, detalla Gonzalo Pino.

 

En términos generales, la Viña William Febrè exporta su producción, que mayoritariamente proviene del valle del Maipo, a mercados como Japón, Estados unidos y Brasil junto con el mercado chileno.

 

Fuente: Gore Araucanía