«El Trabajo Hoy y Mañana » por Alberto Cifuentes

0 1.017

Si nuestra labor diaria que busca el honesto derecho de traer el pan al hogar estuviera limpia de tantas piedras y oscurantismo sería lo más hermoso de cada día.

Sin embargo, desde que el hombre aprendió a cazar inició una vida nómade y un desarrollo laboral que con el transcurrir del tiempo lo ha ido perfeccionando hasta que hoy está constituido en una enorme carga que le abruma diariamente.

Como hombre se fue transformando en dos, Uno que se dio cuenta que podía obtener ese pan mandando a otros, El segundo, que entendió que para conseguirse ese alimento tenía que obedecer al otro.

En entendimiento, pasó por los procesos egipcios, griegos, romanos, del medioevo alto y bajo, renacimiento, era industrial, moderna y ahora semitecnológica.

El segundo, en todas esas épocas ha entendido que, por necesidad o a la obligación de sobrevivir, tenía o tiene que dar al otro, ese que vestía y viste de sacerdote, rey, filibustero, señor, prestamista, empresario, financiera, banco, estado lo que de su noble trabajo obtenía y obtiene, un tributo, prebenda, ofrenda, diezmo, impuesto.

En período de la edad media baja e inicios del renacimiento se crearon los gremios y las cofradías y corporaciones en donde se inició la pérdida de poder de la iglesia y de los gobiernos para dar paso al empresario y la empresa privada y que hoy son enormes corporaciones o empresas internacionales en la diversidad.

Junto a ellos aparecieron los sindicatos en defensa de la mano de obra, para a continuación y en el marco de fantásticos ideales de igualdad se centrarán en poderes políticos que con banderas y tambores indicaban el fin del proletariado para todos ser iguales.

Junto a ellos, apareció el mercantilismo y con ello el poder del liberalismo económico, en donde cada cual en el derecho de libertad y en una libre competencia sería capaz de progresar y hacerse poderoso.

Entre medio, en forma tímida y jocosa, fue apareciendo el mecanismo técnico creado por un ingenioso que fue dando paso a la tecnología, en principio de apoyo al operario, luego lo fue superando, haciendo que este operario solo observara la labor que él con mucho esfuerzo y sudor tenía que hacer en mayor tiempo.

Hoy esta tecnología, denominada robótica e inteligencia artificial está a punto de reemplazarlo por completo, dejando solo al primer hombre como dueño (el del poder).

Recién y en marco del progreso en un informativo muy delicado, con excelentes expresiones se hacía saber de la fusión de dos grandes tiendas y que, en el deseo de tener una mejor atención al cliente, había realizado unas pequeñas estructuraciones de personal (aquí en Chile). Así, suavemente, hacen saber que han prescindido de noventa administrativos.

Quienes leemos un poquito más sabemos que a nivel internacional se está creando la mayor cesantía de obreros especializados y profesionales con títulos, pues están siendo reemplazados por robots, máquinas y programas de algoritmos diversos (Chatgpt).

Fin a cajeras en los supermercados, atención financiera en los bancos, oficinas públicas, estudios de abogados, lectores de programas informativos en la televisión.

Recién he visto en la televisión la marcha de diversos gremios por la alameda de Santiago con banderas rojas y estas marchas la siento como un desfile que ya pasó.

El mundo ya cambió, estamos llegando al punto de inflexión en donde tenemos que repensar como el segundo hombre, ese que no tiene el poder debe seguir existiendo.

Por Alberto Cifuentes Avello – Profesor

Deja un comentario
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad